Una vez analizado las características del buen software educativo podemos observar que el análisis, por parte del docente, de un software educativo es muy complejo. El docente debe tener en cuenta gran cantidad de características para determinar si el software elegido es adecuado al grupo de chicos que tiene a su cargo.
Por lo tanto, es necesario que el docente de grado consulte a otros docentes (tanto de grado como especiales), es decir, que debe haber una intercomunicación. Esto posibilitará un mejor análisis del software educativo. El docente de grado debe consultar al docente de Informática para que éste le pueda ayudar a hacer el análisis del software educativo viéndolo desde el punto de vista de la Informática, aportándole así todo lo referente a la facilidad de instalación, uso (navegación e interacción, originalidad y uso de tecnología avanzada, la calidad en los contenidos, la documentación) y desinstalación del software. También debe consultar al docente de Plástica para que haga el análisis desde el punto de vista de su materia, aportando todo lo referente a la calidad del entorno audiovisual del software.
Una vez que el docente de grado haya consultado con los docentes especiales, debe hacer el análisis con respecto a la versatilidad, la calidad en los contenidos, la capacidad de motivación, la adecuación a los usuarios y a su ritmo de trabajo, la potencialidad de los recursos didácticos, la fomentación de la iniciativa y el autoaprendizaje, al enfoque pedagógico actual y por último al esfuerzo cognitivo que debe hacer el alumno para lograr un aprendizaje significativo.
Por último, una vez finalizado el análisis y la utilización del software educativo, el docente deberá hacer un nuevo análisis para conocer el resultado que tuvo en el aprendizaje de los alumnos, es decir, que tendrá que determinar si los alumnos, a través del software educativo elegido, lograron un aprendizaje significativo o no.